What if... el mundo al revés?

lunes, octubre 02, 2006

The Filthy Life (Epílogo)

- Recoge tus cosas, amor, nos vamos de aquí.

Llego al ático y me encuentro a Drusilla tumbada en la cama, con los ojos muy abiertos y mirando al techo. No sé por qué, pero parece agotada. Quedan unas horas para que amanezca, así que más vale que nos demos prisa.

- Vamos, Dru – insisto, mientras empiezo a hacer las maletas -. Nos vamos de la ciudad esta misma noche.

- ¿Nos vamos ya? – me pregunta ella, sin dejar de mirar hacia arriba.

- Exacto. Ah, y ya que no me preguntas qué tal ha estado la fiesta, te lo diré yo: un baño de sangre. No he dejado a nadie con vida, en serio, ha sido bastante impresionante. Es una pena que no estuvieras, Dru, pero supongo que te lo has pasado mejor aquí sola, como todas las malditas noches.

Drusilla se levanta lentamente de la cama y empieza a andar hacia mí. Me rodea con los brazos mientras cierro la maleta y me dice:

- Oh, sí, me lo he pasado muy bien aquí. Pero... no estaba sola.

Me freno en seco.

- Drusilla, ¿qué quieres decir?

Ella sonríe y mira hacia la ventana. Parece fascinada mientras habla.

- Que Él estuvo aquí.

- ¿Él?

- Sí, Él. Hacía tanto tiempo que no nos veíamos... Lo único que lamento es que esta vez tampoco vamos a poder despedirnos...

Noto como la cólera me empieza a subir por la espina dorsal. Otra vez no, pienso. Otra vez no.

- Cariño, estás hablando de... estás... – me rindo -. Es el Inmortal, ¿verdad?

- Oh, sí – me contesta ella mientras se toca la entrepierna, con una sonrisa en los labios -. Su nombre suena como mil amaneceres.

Lo siguiente que hago es dedicarme a destruir todos los muebles que encuentro a mi paso, agitando los brazos y sin para de gritar. Cuando he partido por la mitad la cama de una patada y he tirado el espejo (la condesa insistió en ponernos uno) por la ventana, me freno en seco e intento pensar con claridad.

- Está bien, voy a matarlo – hablo más para mí mismo que para Drusilla -. No es la primera vez que lo hace, así que voy a matar a ese violador.

- No es un vio...

- ¡¡A ese violador!!

Estoy a punto de saltar por la ventana, cuando Dru me del brazo:

- Spike, mi querido Spike... ¿Qué vas a hacer? Sabes que no podrías llegar hasta Él. ¿No recuerdas la última vez? Él está por encima de todo esto, por encima de todos nosotros. Solo puedes verle cuando Él quiere verte, y para eso tiene que mandar a su mensajero.

- ¿Su mensajero? ¿Te refieres al pájaro?

Drusilla asiente con la cabeza. Sabía que había algo realmente apestoso en ese maldito pájaro.

- Dru, yo... No puedo creer que siempre que vengamos a Italia me engañes con ese malnacido.

- Oh, Spike, ven aquí – me dice ella, mientras me abraza y me besa la frente -. Sabes que tú siempre serás el único para mí.

Sí. Claro. Lo que sea. Ya tendré tiempo para cabrearme por esto cuando hayamos salido de este agujero: ahora mismo, la prioridad es escapar de aquí y evitar más humillaciones.

- Muy bien, Dru, despídete de todo esto. Nos vamos ahora.

Ella coge las maletas y se dirige hacia la puerta, mientras yo empiezo a verter por el suelo el bote de gasolina que he robado mientras venía hacia aquí.

- Spike, ¿qué haces? – me pregunta ella.

- Prenderle fuego al edificio.

- Ah. Muy bien. Te espero abajo – contesta, mientras comienza a bajar las escaleras -. Ah, por cierto: Te ha dejado una nota en la mesilla de noche.

Justo cuando tiro al suelo la cerilla, me fijo en la mesilla destrozada y veo que Dru tiene razón. Así que me agacho para recogerla mientras, a mi alrededor, las llamas comienzan a devorarlo todo.

La nota lleva un lazo rojo y, como me temía, está escrita con una caligrafía impecable:

Estimado William,

He de confesar que he estado siguiendo con
atención vuestra carrera artística, desde que la condesa Como me invitó a ver
vuestra primera obra. Déjame que te de un consejo, de artista a artista: vuestro
arte es realmente patético. Es arte muerto, sin vida. Mi consejo es que
abandones ahora que estás a tiempo. Ya he conseguido convencer a la encantadora dama Drusilla, y espero que a ti también: ¿no te interesaría, quizá, un regreso a la poesía? Creo que tu habilidad como rapsoda estaba muy por encima de tu habilidad como artista contemporáneo.

Sinceramente,

I.

Cuando bajo las escaleras, Dru ya está en la calle, esperándome, mirando fascinado como las llamas se abren paso desde el ático hasta el resto del edificio. Cojo las maletas, ella se engancha a mi brazo y comenzamos a andar. Por fin nos vamos: no hay nada (y desde luego, no hay nadie) que me vaya a hacer volver aquí.

Mientras nos alejamos, pienso la playa no está muy lejos: quizá nos de tiempo a llegar a algún puerto, colarnos en un barco de mercancías, matar a toda la tripulación y llevarlo a algún sitio alejado. Praga, quizás. O puede que un poco más al norte.

En una de las calles mal iluminadas de esta ciudad de mierda, un niño se nos acerca. Está llorando y lleva en brazos lo que parece ser un perro muerto. Nos pide en italiano que le ayudemos, sin darse cuenta de que el perro parece estar realmente mal: sus entrañas cuelgan de tal manera que está muy claro que le acaba de atropellar un coche a toda velocidad. Dru y yo nos alejamos de él, nos alejamos del edificio en llamas y nos alejamos, espero que para siempre, de la ciudad.

Una de las últimas cosas que recuerdo es una pintada en la pared de un edificio medio en ruinas. Ricordisi: questo é una commedia. Eso es lo que pone.

4 Comments:

At 1:05 p. m., Blogger Alvy Singer said...

Oh! Qué final! Con fuego y otro guiño maravilloso a 8 y 1/2 (esa pared...)

Espero que empiece pronto otro de sus relatos, que asumir que algo tan bueno se acaba sólo me abre puertas a la (necesaria) relectura.

 
At 7:04 p. m., Anonymous Noel said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

 
At 7:10 p. m., Blogger Noel said...

Gracias: me alegro de que hayas captado la última referencia.

Mientras escribo este comentario, en Fox están poniendo "The Girl in Question", el episodio de "Angel" con el que empezó todo esto. ¡Encended la tele ahora!

 
At 12:36 a. m., Anonymous Céline... said...

Me ha encantado esta historia! Haga otra rápidamente! :P

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home